cancelación, vuelo, reclamación, abogado, bertamirans, santiago, a coruña, raquel duque, abogados, juicio, indemnización,

El daño moral en la cancelación de un vuelo.

Todos conocemos o imaginamos el sinsabor  que te provoca que tu compañía aérea te diga que el vuelo se cancela. En el mejor de los casos, te llevan en autobús o a un hotel. Pero en ocasiones las compañías se desentienden de ti y te tienes que buscar la vida con el hotel, con dónde comer y, encima, hay que adelantar el  dinero sin tener la certeza de que la compañía se vaya a hacer cargo de tu situación.

Es muy conocido (afortunadamente) el derecho que tienen los pasajeros a ser indemnizados en estos casos con entre 250 € y 600 € en función de los km. que haya que recorrer en avión, gastos de taxi, comida y alojamiento aparte: Estas indemnizaciones se recogen en el Reglamento Europeo.  Pero, queridos pasajeros, hay más.

 

El Daño Moral por la cancelación de un vuelo.

En España es indemnizable el concepto de DAÑO MORAL. El daño moral es lo que el Tribunal Supremo describe como dolor inferido, sufrimiento psíquico o espiritual, tristeza, angustia, trastorno de ansiedad, desazón, impacto emocional, zozobra o inquietud. En resumen, lo que quiere decir el Tribunal Supremo es que la mala leche también es objeto de indemnización.

Ahora sólo queda ver en cuánto se indemniza la mala leche.

Cuantía de la indemnización del daño moral por la cancelación del vuelo, a la gallega: “Depende”.

Es necesario poner varios ejemplos, porque esto depende de cada caso y de cada juez. Y es que no puede perderse de vista que no es lo mismo que nos cancelen un vuelo de regreso para el sábado y volvamos el domingo, y no haya pasado nada en nuestra vida más allá de dormir una noche más de hotel, que la circunstancia de que el regreso sea el lunes, tengamos que decir en el trabajo que “es que no llegamos”, o incluso, que el vuelo fuera de ida para unas vacaciones y perdamos todo un día de descanso y de disfrute por culpa de una compañía aérea. Cada caso es, como digo, diferente, y el criterio de cada juez, todavía más.

 

Ejemplo 1.

En el Juzgado Mercantil nº2 de Alicante indemnizaron con 100 €, pero los pasajeros recurrieron y, efectivamente, la Audiencia Provincial de Alicante les dio la razón: 100 € es muy poco. Hay que indemnizar con 400 € por pasajero, pero porque sus circunstancias eran especialmente complicadas debido a la cancelación del vuelo.

Para que nos entendamos, a estos 400 € hay que sumar los 250 € del Reglamento y los gastos de taxi, hotel, comida, y nos juntamos con 1.883 € en un momentito.

“Desde el punto de vista de este Tribunal, los factores concurrentes en el caso, el incumplimiento de la compañía y la pérdida de toda expectativa relacionada con la actividad que dependía en primera fase del transporte en relación a las tareas o deberes del desempeño profesional de los viajeros, que no solo requirieron de una especial preparación, requiriendo de solicitud de permiso profesional en periodo que no perjudicara el servicio público de la Justicia como condición sine qua non para la realización del viaje en las fechas convenidas, sino la frustración de cualquiera otra expectativa en la realización del viaje previsto, dado el escaso  margen de flexibilidad con que contaban, decíamos, estos factores, que justificaban un especial grado de frustración, nos llevan a considerar que la indemnización fijada en la instancia de 100 euros es a todas luces insuficiente, no siendo por contra desproporcionada ni desmedida, en ningún caso excesiva o exagerada, la cantidad solicitada por cada viajero de 400 euros, razones por la que estimamos procedente la revocación de la instancia a fin de elevar la cifra a la efectivamente solicitada por los actores, como reclaman en su recurso de apelación. (…) FALLO: Que estimando el recurso de  apelación entablado por la parte demandante, D. Ovidio y Dª. Purificacion , representados en este Tribunal por el Procurador D. Juan T. Navarrete Ruiz, contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Mercantil número dos de Alicante de fecha 28 de mayo de 2010 , debemos revocar y revocamos dicha resolución y en su virtud, debemos condenar y condenamos a la mercantil Ryanair LTD a indemnizar a los demandantes en el importe de 1.883,82 euros, cantidad que se incrementará con los intereses legales desde la interpelación judicial, y al pago de las costas procesales de la instancia; y sin expresa imposición de las costas  procesales de esta alzada a la parte apelante.”

Ejemplo 2.

En San Sebastián (Sentencia 371/2018 Mercantil 1) se indemniza con 100 € a un pasajero por cada día que ha perdido de vacaciones, porque claro, el vuelo era a la ida, no al regreso. Dependiendo de qué perjuicios te causasen si el vuelo cancelado fuera el de regreso, será  una cantidad u otra.

“Esta sentencia trata, precisamente, un supuesto de retraso en un vuelo y partiendo de que no pueden derivarse los daños morales de las situaciones de mera molestia, aburrimiento, enojo o enfado que suelen originarse como consecuencia de un retraso en un vuelo concluye que cabe reconocerla en el caso. Su decisión para ello se sustenta fundamentalmente en tres ideas:

1. El carácter injustificado del retraso. 2. La entidad del retraso y
3. La afección en la esfera psíquica.

Teniendo como criterios orientadores los señalados por el Tribunal Supremo, y teniendo en cuenta los mismos criterios ya aplicados para el precio de la estancia hotelera, no se puede imputar un sufrimiento psiquico (que entendemos indiscutible) por unas enteras vacaciones perdidas, sino por la perdida de un día de vacaciones, que sería imputable a la demanda, es decir, 100 euros por pasajero.”

Ejemplo 3.

En Oviedo (Sentencia 82/2018 Mercantil 2) la mala leche va a 150 €/día.

“En su consecuencia, a la vista del retraso sufrido por el actor de casi un día completo y las notorias consecuencias que ello supone en el ánimo del pasajero al verse confinado en el interior de un aeropuerto varias horas a la espera de un despegue que finalmente no se produjo sino al día siguiente tras tener que hacer noche en una habitación con personas desconocidas ante la inexistencia de habitaciones suficiente, a más del desasosiego propio de la espera y la pérdida de un día de vacaciones, éste juzgador considera suficiente acreditado el daño moral reclamado, cuya cuantificación económica se fija prudencialmente, en la cantidad de 150 euros.”

 

El total de la indemnización por la cancelación del vuelo.

Por todo lo que os he explicado, para sumar el total de la indemnización que nos tienen que pagar hay que tener en cuenta.

a. La indemnización del Reglamento: Las indemnizaciones de entre 250 €- 600€ en función de los km. que fuéramos a recorrer (dentro de Europa sólo son hasta 400 €).

b. La indemnización por daños y perjuicios:  Los gastos de taxi, hotel, parking, comida… (¡guardad tickets y pedid facturas!)

c. La indemnización por daños morales: la mala leche. 100€, 150€, 400 €…depende del caso.

 

Insisto: No quiero decir con esto que el daño moral se indemnice siempre, porque esto no se recoge en la ley,  dependerá de cada juez en función de cada caso. Lo que quiero decir es que en España sí es indemnizable y la única forma de obtenerlo es acudiendo a la vía judicial porque en los laudos arbitrales de los entes de Consumo no se recogen los daños morales- o al menos, no se recogen en Galicia, que es desde donde os escribe esta letrada-.

Si queréis saber más o estar al tanto de más curiosidades de derecho de consumo que afectan al bolsillo, podéis seguirme en redes sociales:

Facebook, Twitter o Instagram: @duqueabogada.

O también podéis poneros en contacto con el despacho si queréis que demandemos a una aerolínea juntos.

Encontraréis más info en la pestaña de contacto.

 

Deja un comentario